Fisioterapia del suelo pélvico tras la cesárea

Fisioterapia del suelo pélvico tras la cesárea
Hoy os voy a contar mi experiencia con la fisioterapia del suelo pélvico tras la cesárea. Todo lo que escribo tiene que ver con mi experiencia y con lo que me hayan contado los doctores y fisios que me están tratando, no soy una experta en la materia.

Al final no lo terminé de publicar, pero pensé en hacer un post de mi horrible post parto para desmitificar y aportar mi granito de arena a la creencia popular de que cuanto tienes a tu niño en brazos ya está todo hecho.

Pues sí y no. Como os conté, mi parto se complicó y acabó en cesárea (por sorpresa). El dolor tras la operación (que no deja de ser una cirugía), era insoportable. Yo apenas podía caminar erguida y me dolía hasta el peso de mi bebé en mis brazos o las patadas que me metía cuando le daba pecho tumbados en la cama.

Cuando ya más o menos me recuperé de la operación y teníamos el tema controlado, mi pareja y yo intentamos intimar. Fue imposible, me dolía, sentía un dolor horrible por dentro pero pensé que eran cosas del post parto y que ya pasaría. Pasaron meses hasta que lo volvimos a intentar y el dolor persistía pero intenté aguantar un poco más. Nada, lo mismo. Entonces vino la tercera, ¿la vencida? Tampoco. Mi pareja me decía que eso no podía ser normal, que fuéramos al ginecólogo y mirara a ver y yo le decía que no, que estaba cerrado y que solo necesitaba paciencia, que ya se solucionaría sólo.

Y llegó la revisión del año. Hace unas semanas acudimos al ginecólogo que me había llevado el embarazo y parto y se lo comentamos. Diagnóstico: dispareunia por hipertonía. Es decir, mi cuerpo se había pasado de rosca al intentar volver a su sitio y eso estaba como cerrado con candado y llave.

Fisioterapia del suelo pélvico

Mi ginecólogo me recomendó hacer fisioterapia del suelo pélvico pero para lo contrario de lo que muchas mujeres se piensan que es o utilizan. Yo necesito que se dilate, se abra y vuelvan los músculos a donde estaban antes del parto por cesárea.

Hace un par de semanas acudí al centro que me había comentado el doctor. Nos atendió una chica muy maja que me hizo una serie de preguntas para conocer mi estado de salud, general, pero también en relación a la regla, la orina, etc. Y pasó a revisión.

Lo primero que vio fue la cicatriz. En lugar de quedarme la piel lisa, está hundida y divide como dos montañas. Me dijo que eso no debía ser así y que había que trabajar las cicatrices. Que estaba adherida por dentro y había que despegarla para eliminar esa hendidura. Además, eso hacía que los músculos y todo estuviera contraído y provocara la dispareunia por hipertonía.

Después miró lo de abajo, la buena noticia es que no tengo vaginismo, que significaría que no puede entrar nada y el trabajo sería más complicado. Mientras me “trabajaba” la zona de dentro, me ponía calor en la cicatriz y me mandó deberes para casa. Todas las veces que pueda, todo el rato que pueda, tengo que pellizcarme la cicatriz e intentar sacarla para fuera para intentar despegarla. Además tengo que hacer sesiones con el fisio que trata las cicatrices y con ella para trabajar el interior, en sesiones alternas.

Diagnóstico tardío

Tanto el ginecólogo como la fisio coincidieron en algo: “¿Cómo es que no has venido antes?”. Porque nadie te explica. Nadie te dice que no es normal que sientas dolor después del parto y post parto porque se puede haber cerrado el conducto y hay que abrirlo. Siempre se insiste en lo contrario, en que hay que tonificar y trabajar el suelo pélvico para que vuelva a su sitio. Y ¿cuando vuelve “demasiado”? ¿Por qué no se explica en las clases de preparación al parto?

Tampoco te explican o enseñan cómo debe ser la cicatriz, cómo hay que tratarla después de curarla, qué hay que hacer o a dónde hay que acudir en según qué ocasiones o depende de cómo haya quedado.

Me he sentido muy tonta pero por desinformación absoluta. Ni siquiera yo, que he leído muchísimo sobre el embarazo, parto, post parto, bebés… encontré ninguna información al respecto en Internet. Así que si puedo ayudar a alguien con mi post, estaré encantada. Y si me lee alguien que de clases de preparación al parto, le pido que lo mencionen, que nos expliquen qué pasa después y en qué ocasiones hay que pedir ayuda.

Y vosotras, ¿os habéis sentido desinformadas en algún momento de vuestra maternidad?

Aitziber Minguez

Periodista digital especializada en Moda y Tendencias. Márketing Online. Y ahora también mamá.