Un olor, un aroma, tiene el poder de trasladarnos a momentos pasados, a revivir recuerdos y eso es lo que puedes conseguir con tu marca al crear un perfume que la identifique. ¿Quieres saber cómo? Sigue leyendo.

Seguro que has pasado delante de una tienda, sobre todo de una de las firmas de un famosísimo grupo textil, y te has dado cuenta de ese olor tan característico que se percibe desde la calle. Incluso cuando viajas a otra ciudad puedes notar que hay una de esas tiendas cerca porque su aroma se percibe desde varios metros atrás.

Se trata de marketing olfativo, una técnica que consiste en utilizar aromas específicos asociados a una marca, con el objetivo de provocar emociones e influir sobre los comportamientos del consumidor, algo que, sin lugar a dudas, genera una experiencia inigualable. Esta experiencia de usuario nos ayuda a aumentar el recuerdo de un producto o marca por más tiempo.

El poder del olfato

¿Sabías que el olfato es uno de los sentidos más sensibles y el que más permanece en la memoria? Según un estudio sobre los sentidos en el ser humano realizado por la Universidad de Rockefeller (Nueva York), las personas recordamos el 35% de lo que olemos, frente al 5% de lo que vemos, el 2% de lo que oímos y el 1% de lo que tocamos.

Y es que, diferentes estudios internacionales determinan que ocho de cada diez consumidores decide entrar o no en una tienda dependiendo del olor. Por eso, cada vez más marcas recurren a un laboratorio de perfumes donde elaborar un aroma que identifique su marca.

Si tienes una tienda de moda o establecimiento físico al que las personas acuden, un aroma agradable ayudará a que los clientes permanezcan más tiempo en tu tienda, también a que los productos se perciban de manera positiva ya que, como hemos comentado, los aromas influyen en la decisión de compra. 

Un aroma único hará que recuerden tu marca cada vez que huelan ese olor, como en el caso de la tienda de moda femenina que a todos nos viene a la mente. Y no solo eso, si no que ayuda a que hablen bien a sus familiares y amigos de tu tienda y su aroma, lo que atraerá más visitas y, muy probablemente, más ventas.

Un vínculo para siempre

Un perfume personalizado genera valor y diferenciación a tu marca a través de esencias olfativas, transmitiendo identidad, personalidad y distinción. Esto ayuda, entre otras cosas, a fidelizar al consumidor.

Si tu marca de moda ofrece, además del conjunto de prendas completo, un perfume que complemente el look, conseguirás no solo aumentar el ticket si no fidelizar a esa clienta, ya que cuando un perfume nos gusta, volvemos siempre a por él.

En definitiva, un perfume o un aroma que las personas asocien a nuestra marca (ya sea de moda o no), es una ventaja competitiva que todavía no se está explotando lo suficiente y te ofrece un carácter distintivo frente a tu competencia.

¿Habías pensado alguna vez en crear un perfume único para tu marca?